El amor después de los 40

Artículo imperdible CLIC AQUÍ
Fragmento-joya: “Una de las cosas que la edad te va quitando es el gusto por el drama y el placer masoquista del sufrimiento romántico. Cuando nos hacemos adultas nos toca insertarnos en un ritmo productivo que apenas nos deja tiempo para perder las horas soñando con un príncipe azul que nos salve de la precariedad o la pobreza. La edad nos permite también relativizarlo todo y distinguir lo que es importante de lo que no lo es. Por ejemplo, empezamos a darle más prioridad al dinero y a la salud que al amor. Hay que pagar facturas y sin salud no hay amor ni ingresos”.
  • Está buenísimo todo este artículo, aunque este fragmento me pegó especialmente porque creo que mi adultez enserio empezó después de los 40, haciéndose evidente por un cambio en la ética con el dinero y los compromisos maravillosamente descripto aquí. Porque lo cierto es que nuestra energía viene en garrafa, o sea que es limitada, así que es una cuestión de sabía inversión decidir en qué utilizarla. Cuando se va en los vaivanes sadomasoquistas del amor romántico-adolescente después de los 40, cantado quedará que aspectos como la creatividad (y su hijo directo: lo económico) tenderán a la hambruna por déficit (inadvertido) de energía. La cuestión central es ésta: me siento completa conmigo misma o necesito que alguien me complete? Si es lo primero, con o sin pareja estaré joya. Si es lo segundo, con o sin pareja estaré una m. Y casi seguro que no podré estar sin pareja.