Cursos y talleres 2020 y 2021

A todos los que están participando de los cursos y talleres: gracias infinitas, porque aunque son por zoom, skype o wasap, logramos ese compañerismo, esa cercanía tan esencial.

En el ámbito individual: la entrevista informativa sin cargo y los posibles 9 encuentros.

En el ámbito grupal: 1. Curso LA SALUD. 2. Curso EL TIEMPO VIVO. 3. Taller CINE-PARÁBOLA. 4 Taller COMPARTIR LIBROS. 4 espacios grupales.

  • El curso central, esta vez con el tema La Salud y nuestras zambullidas en las delicias cognitivas y prácticas del libro La enfermedad como camino, nos convocó, una vez más y como desde hacía una década, a reunirnos este año con esa excusa. Sí, una excusa, un norte que vuelve a actualizar que La Cosa nunca es la meta sino el proceso. El norte es el camino. Y lo mismo con el curso El Tiempo Vivo.

2021 Desde abril, nos propone, para los cursos siguientes, como a todos a quienes la pandemia “obligó” a crear nuevos órdenes, la reunión de las dinámicas adquiridas con las intuiciones por venir.

La excusa anual será distinta pero el objetivo seguirá el mismo: reunirnos para gestar y alimentar la posibilidad del Conocimiento practicado y testeado en nuestro universo vincular, los desafíos del cuerpo y la relación con los bienes y el dinero: con el mundo de la expresión productiva de nuestros talentos y capacidades. En todas estas áreas vitales somos capaces de excelencia, de armonía. Es ésta nuestra Herencia Humana, si estamos en contacto con el Conocimiento y su Práctica: ancestral y universal.

Abril 2021. La conspiración de Acuario. La era de Acuario, que dio sus primeros indicios de aparición a mediados del siglo del siglo pasado, cobra ahora una potencia particular, como siempre ha ocurrido con las expansiones después de una guerra. Sus preciosas posibilidades están expresadas en los títulos de sus capítulos.

Y desde luego volveré a coordinar El Tiempo Vivo, simplemente porque sus ideas siempre serán como el horizonte en la vastedad de un territorio vacío: siempre más allá y, sin embargo, su presencia, su avistamiento, nos dice: existe una manera de pensar que quiero para mí, y que comienza y se sostiene con ideas “nuevas”.

Qué cursos y talleres me depara la edición en pdf de EL AMOR BUENO, todavía no lo sé. Cómo será el nuevo curso sobre SPINOZA, tampoco lo sé; pero el entusiasmo me abraza y la intuición me guía.

A todos, todo lo mejor.

El amor bueno contratapa

TESTIMONIO

Cuando leí Las mujeres que aman demasiado me di cuenta de que el amor bueno tenía una teoría, una inmensa sumatoria de datos “nuevos” totalmente ajenos a las maneras del amor que conocía por el modelo familiar y también social. Esa teoría me era tan extraña que sus conceptos me resultaban difíciles de valorar, realmente muy difíciles de considerar como importantes. Y la valoración ausente era la que me impedía relacionar el sufrimiento al amar, con la necesidad de encontrar puntos de vista sustentadores de una práctica para transformar ése modo de amar en algo muy diferente: una sabiduría, una paz, y una inteligencia para estar en este mundo al modo del sol: creando luz, siendo luz.

Los recursos que encontré en los libros de Robin Norwood resultaron “semillas” en mí y, como tales, con el potencial de “dar fruto a ciento por uno”; y al igual que en ella, tal como lo testimonió en su libro Por qué a mí, por qué esto, por qué ahora, la práctica de esos recursos se sustentó en las leyes naturales y los principios universales que, desde antiguo, desde siempre, han conformado ése conocimiento con el cual me encontré cuando me impulsó a buscarlo la necesidad imperiosa de serenidad y éxito vincular.

Con el tiempo comprendí que ése amor “nuevo” no era un asunto de mujeres sino de todos, y que llamarlo “el amor bueno” implicaba sólo un nombre para designar a la base vincular sobre la cual “edifiqué” la recuperación de mi adicción a la comida. Así fue que también comprendí que el amor bueno era la base vincular de la recuperación de todas las adicciones.

Ese conocimiento es vasto, muy vasto; por eso me parece una completa insolencia de mi parte sintetizar, en 469 comentarios, aun ínfimos aspectos de esa vastedad porque, muy sinceramente, creo que son útiles a la práctica concreta del amor bueno: las ideas contenidas en cada uno de ellos están eslabonadas para conformar una totalidad que, incluso siendo una parte mínima de aquél conocimiento inconmensurable, me han resultado un sostén gestor para transformar una interpretación o una acción vincular triste, indigna o peligrosa, en otra que me atrevo a llamar “verdaderamente humana”, apelando con ello a la posibilidad solamente humana del amor como arte, es decir, como la manifestación de un conocimiento cuya práctica puede allegarse a aquella excelsitud que, incluso, puede recibir el nombre de “maestría”.

El amor bueno sigue siendo mi “viaje”: aventura y atrevimiento. Me ha cambiado la mirada, y por ello también el paisaje: la vida se me hizo potente y serena, y más amplia, porque abrió las puertas, invisibles hasta entonces, de nuevos talentos y capacidades, y de una seguridad que anhelé secretamente, inadvertidamente, desde que tengo uso de razón. Sí, siempre quise seguridad, poder y amor. Busqué estos tres con tantos nombres y los encontré, de verdad los encontré, en las maneras de expresión del amor bueno.

+contactar

Hoja de vida

Elena

  • 1951. Nace
  • 1963. 1era dieta
  • 1985/87. Instructorado de yoga – 1era escuela
  • 1988. Viaja a India
  • 1990. Budismo Zen – 2da escuela
  • 1991/93. Coordina en Dieta Club – 3era escuela
  • 1991. Cuarto Camino – 4ta escuela

En esta escuela aprende el manejo de las emociones llamadas “negativas”.

  • 1994. Adapta esta enseñanza a una emoción negativa en particular: la compulsión a comer.

Crea La Semilla: Un espacio para transmitir conocimientos teórico-prácticos para superar la adicción a la comida y a las dietas.

  • 1996/99. Grupo de Anónimos: AMAP (anónimas mujeres adictas a personas) 5ta escuela
  • 1997. Crea un curso de 9 encuentros para aprender a superar la compulsión a comer y las maneras vinculares que la sustentan.
  • 2001- 1er libro  Cómo supero mi ansiedad con la comida
  • 2005- 1era actualización del 1er libro Cuando hacer dieta… engorda
  • 2010- Crea el curso de capacitación. Nivel 1
  • 2011- Crea el 2do nivel del curso de capacitación
  • 2012- Crea el 3er nivel del curso de capacitación
  • 2017- 2da actualización del 1er libro ¿Qué hago con la compulsión?  
  • 2017- 2do libro 5 kilos: La distancia hasta el paraíso
  • 2020- 3er libro El amor bueno

Actualmente: dicta cursos, coordina grupos, realiza conferencias y escribe.

Lo que ahora sé

Yo estaba gorda. Hice dietas de todo tipo, y mi peso bajó y subió muchas veces.

Estaba gorda y no sabía lo que ahora sé.

A lo que ahora sé me llevó el cansancio de la clase de vida que implicaba hacer dieta, y la frustración y el desgaste de conservar un problema permanente con la comida y con mi cuerpo.

A lo que ahora sé me llevó un aprendizaje constante en escuelas de autoconocimiento desde que era adolescente: yoga, budismo zen y cuarto camino, entre otras.

A lo que ahora sé me llevó coordinar grupos para el descenso y mantenimiento del peso con dietas, y darme cuenta de que tanto a mí como a mis compañeras coordinadoras y a los participantes de los grupos, las dietas nos apretaban el alma.

En 1994 comencé a transmitir el conocimiento que había encontrado y había funcionado para superar mi compulsión a comer y el exceso de peso resultante. Tanto el conocimiento como el método surgen de mi propia recuperación y de lo aprendido en las escuelas y en los grupos. La idea central es:

La comida no engorda.

Lo que engorda es comer en exceso.

Los excesos se deben a la compulsión,

también llamada ansiedad;

así como a la costumbre de ingerir

cantidades inadvertidamente excesivas.

Nací en 1951 y la compulsión a comer me acompaña desde chica. Aunque mi peso es adecuado desde hace largo tiempo, la influencia de la compulsión en mi manera de relacionarme, de tomar decisiones, de ponerme y poner límites, de correr riesgos, de crear, de intimar, de amar, sigue siendo un referente de mi grado de recuperación como marco de crecimiento.

Mis libros, así también como los cursos y talleres, tienen el objetivo de esclarecer y mostrar caminos que se puedan transitar para superar la compulsión a comer y el exceso de peso como resultado posible, aunque no obligado, de la compulsión: con o sin exceso de peso, la compulsión puede estar en muchos aspectos de la vida, afectando decisiones, oportunidades y el buen desarrollo de los vínculos con las personas.

La compulsión a comer es una emoción y, como tal, no admite el control con la fuerza de voluntad. Pero existe un saber efectivo: escuelas de conocimiento, desde hace milenios, enseñan cómo superar aquellas emociones llamadas “negativas”. Fue coordinando grupos de dietarios y sufriendo mi propia impotencia frente al aumento de peso, que me di cuenta de que sin este saber (no contenido en las dietas) esta emoción particular que llamamos compulsión o ansiedad, hace que cualquier descenso de peso lleve, en sí mismo, el germen del siguiente ascenso.   

Si tu tema a resolver es el peso corporal, te invito a considerarlo desde cinco aspectos: el peso cómodo, saludable, adecuado, bello y funcional. Desde luego lo de “bello” es, sin duda, más subjetivo que objetivo porque, como sabemos, un cuerpo bello, desde la visión social, puede estar viviendo un infierno debido a su modo de interpretar la belleza. Es el aspecto funcional el más relevante: es aquel peso que te auspicia una buena relación con la comida y con el cuerpo, es el que te auspicia una buena vida.

Con gusto te recibo en una entrevista informativa, sin cargo y sin compromiso, para tener un acercamiento personal, ya sea en mis estudios u online.

Deseándote el mayor bien, te saludo.

 

 

 

 

 

Para conocer más sobre mi trabajo te adjunto mi Hoja de Vida

Prima-vera o resurrección

PRIMA: por primera vez o de una manera nueva, fresca, vibrante de vida. Eso le pasa a Gavin, el protagonista de la peli que hoy pasarán en tbs a las 18.27.

Dijo Andre Berthiaume: Todos llevamos máscaras, y llega un momento en que ya no podemos retirarlas sin retirar nuestra propia piel.

  • Gavin llega a tiempo: retira sus máscaras (por lo menos las más jodidas, creo) y entonces renace su esencia, salvando así su propia piel.
  • No es una peli “uau” pero es simpática, y sus últimos 10 segundos nos dicen algo importante: la propia esencia no reconoce guiones hechos, puede crear los propios, puede crear vida propia con tanta gracia y gloria como la primavera.

LA RESURRECCIÓN DE GAVIN STONE. La repiten el 29 a las 18.04 y el 30 a las 15.05.

¡Qué primavera especial ésta! Tánto para ver de una manera nueva, no?

Maestro de Maestros…

… y mi amado Maestro: Maurice Nicoll

Algo superior o mayor no obra en base a la línea horizontal de pasado, presente y futuro, sino que se encuentra `verticalmente´. El hombre se encuentra en aquel punto en que se unen estas líneas horizontal y vertical, ahora; y a este ahora del hombre (si puede darse cuenta de ello) penetran las causas y los efectos desde la línea del tiempo, desde el pasado y desde el futuro. Y también entran influencias de la dirección vertical, de lo que yace por sobre el orden del tiempo. Visto de esta manera, no tenemos necesidad de ser producto del pasado. – Del capítulo Eón del libro El Tiempo Vivo

  • Mi Maestro llama Pleroma (plenitud) o Eón a esa dirección vertical. Y dice que está por encima del tiempo que pasa: está en nuestra mente, en nuestra manera de comprender. Allá por el 94 y en pleno desastre personal, un compañero en la escuela donde “conocí” a Nicoll me dijo que podíamos cambiar el pasado. No comprendí entonces, pero comprendí después: cambia nuestro pasado al interpretarlo con una mente nueva. Y lo más importante: cambia nuestro presente y, por ende, nuestro futuro. Plenitud es el nombre que le doy al ánimo que percibo. Vínculos (con uno mismo y con los otros) es el nombre que le doy al ámbito donde vivir esta plenitud: el sentimiento del Eón.

Benditos los Maestros y todos nosotros.

Feliz Día!

 

Antes que…

“Estaba tan hundido en mi miseria, que me olvidé de lo que había logrado; y también me olvidé de algo todavía más importante: que mientras vivía aquello que me llevó al logro (y muchas veces al no-logro), era muy feliz, ¿qué me impedía recordarlo? El orgullo: ése que me decía “no es justo, es tu culpa, vos me debés”. Entonces comprendí lo que me había dicho mi pastor: El orgullo está antes que la destrucción.”

  • Esta iluminada reflexión, aunque con algunas adaptaciones de mi parte, la escuché ayer en una peli no especialmente recomendable titulada “Que me parta un rayo”. Buen título, aunque así lo creo si le agrego la palabra “antes”: antes que me parta el rayo de mi sentirme miserable, mejor que “recuerde”.

Perlitas…

… de este documental en serie que va los jueves por NatGeo. Son perlitas que percibo como directivas para convertir en actos: maneras de sentir y pensar de algunos habitantes de Port Protection-Alaska mientras están haciendo sus tareas cotidianas:

·       Hace mucho escuché “Con fuego probamos el oro. Con oro probamos al sirviente”. Creo que significa que si sólo confías en tu cuenta bancaria, estás en serios problemas.

·       Tienes que hacer el trabajo, sino no obtendrás recompensa.

·       No es una vida de millonario, pero me siento así.

·       Cuando trabajas para mejorar la vida de otros, esto se traduce en algo más valioso que el dinero. Qué bien se siente esta abundancia. 

Ésta última! Tengo verificadísimo que, para esta gloriosa abundancia, hay grados; y los grados “mayores” los percibo cuando trabajo para quienes no conozco, o como dice el budismo zen la acción sin mérito, sin objeto exterior, sin destino o vínculo que lo convierta en una transacción: especialmente si podría crear la ilusión de seguridad, reconocimiento, amor…