De gente común… aunque no tanto

De QUIÉN y de DÓNDE te imaginás que son estas joyitas?
• El mundo cambia con tu ejemplo, no con tu opinión.
• Necesitas enfocarte en tu intención para que suceda.
• No tienes que ser apuesto, sólo tienes que ser útil.
• Si todo fuera perfecto y maravilloso, te marchitarías y morirías.
• Si lideras con el ejemplo y con la inspiración, puedes cambiar a toda una comunidad.
Encontré estas joyitas en una serie de pequeños documentales en el canal NatGeo con el nombre “La isla salvaje” realizados en Port Protection, Alaska. Los residentes, la mayoría gente grande: en sus cincuenta, sesenta y setenta, nos van mostrando, al realizar sus tareas cotidianas: pescar, cazar, cortar leña, atender a sus animales… todo lo cual realizan estrictamente para subsistir y no para comerciar, un modo de vida realmente “lujoso”: de una ética y calidad excepcionales, y generador de una sabiduría preciosa y muy necesaria para nosotros los “civilizados”. Justo al coordinar un grupo comentaba un recurso que atesoro: cuando me doy cuenta de que algo necesita ser cambiado en mi persona, familia, sociedad, país, mundo…, sólo hablo sobre ello si yo, personalmente, estoy dispuesta a hacer algo concreto al respecto; quiero decir: si ya lo estoy haciendo y no sólo observando, pensando o deseando. Ésto me impide la “descarga” de la crítica como sustituto ilusorio del-hacer, o sea del alivio del “no es justo” que, como alivio, puede llevarme a eliminar la presión fértil que me impulse a la acción. Estos hermosos residentes de Port Protection viven esta idea en cuerpo y alma… y hasta la médula de los huesos. Él es Gary. De todos, sin duda, es mi Maestro preferido.