Salir de los EGIPTOS o bajarse de las CRUCES

Hoy me wasapea Lilia, una participante: Yo he repensado mi tiempo de cuarentena como un tiempo de atención y silencio para acercarme a ése equilibrio, para aquietar la mente y reparar el cuerpo.  Le mensajeo: Esto es “tornar la dificultad a favor”: a mi entender, la forma más exquisita de inteligencia.

  • Pascua / Pesaj: es Pasaje. Obviamente la resurrección viene después de la crucifixión. Obviamente la tierra prometida está después del desierto y éste, a su vez, después de salir de Egipto.

Hoy Pascua me deseo, nos deseo, la claridad para evidenciar las “cruces” o los “Egiptos”, aquellos que en mí vienen únicamente “de adentro”, así como también nos deseo la fuerza, la maravilla y la  bendición de realizar Los Pasajes; de bajarnos de las cruces resurreccionados, de salir de los Egiptos, atravesar “los desiertos” y llegar a ésa Tierra Prometida: a ésa manera de pensar, sentir y vivir propiamente humana=humus/fértil : Una Promesa, Una legítima Herencia; aunque difiere de las otras herencias en que, para adquirirla, para llegar a Ella, la “pagamos” por adelantado: actuando, especialmente, lo que suele parecernos inconcebible: transformando aquellas maneras vinculares y auto vinculares que son la base y el alimento de nuestras “cruces”, de nuestros “Egiptos”.

Feliz Pascua/Pesaj/Pasaje,

Elena