Yo mujer

Desde que me registro “algo mujer” (a mis 12) cuando empezó mi “yo gorda”, jamás, sino hasta ahora a mis 67, me abarcó tan completamente mi “yo flaca”.

Fue pura misericordia de la vida que no me diera cuenta, con eternos 5 kilos extra desde hace 2 décadas (la menopausia, uf!) la manera cómo esos putos 5 kilos afectaban mi “yo mujer”; porque antes de esas 2 décadas, antes de saber cómo habérmelas amorosa y eficazmente con las compulsiones, durante mi universo-dietas desde los 12 hasta los 42, hubo momentos en que llegaron a ser 20. Así que 5 eran una bicoca, pero me afectaban, y de una manera que sólo descubrí cuando, hace poco más de 1 año, se fueron (y finalmente se fueron 8) y se fueron con el Trabajo más consciente que he hecho en mi vida, y con todos los “ingredientes” que la conciencia pone en juego para decirnos “aquí estoy”: aceptación, flexibilidad, creatividad, diversión, entusiasmo, placer, pasión… y porsupu Conocimiento, especialmente el antiquísimo Conocimiento acerca del manejo/transformación de las emociones llamadas “negativas”, ya que las engordantes compulsiones son “de este palo”.

Mañana, mi yo mujer, que ya no está gordo pero ES gordo (y me encanta) te hará un anuncio, simplemente porque es bueno, muy bueno, cumplir con la Ley Natural “Si quieres aprender más, enseña”.

  • Hoy te saluda mi yo mujer: la flaca que estoy y la gorda que soy, deseándote la inconmensurable y bellísima felicidad de la completitud, en este Día Internacional de la Mujer,

Elena

Para 2 personas hay 3 vínculos

Sabías que entre 2 personas hay 3 vínculos?

  1. el vínculo que yo tengo con el otro
  2. el vínculo que el otro tiene conmigo
  3. una “sopa” de ambos vínculos

Y que el único vínculo con poder de cambio

es el 1ero, lo que a su vez cambia la sopa.

 

Aunque en realidad el 1ero no es el 1ero.

Hay un “cero” inicial que tiene todo el poder:

el vínculo que porto conmigo, porque es portátil,

y así lo llevo a todos.

 

Esto no es mío ni nuevo: está basado en la teoría

de conjuntos y en conocimientos de la psicologías

antiguas: Fuente: El Tiempo Vivo. Autor M. Nicoll

La Pasión

De Rumi, el gran poeta persa del siglo XIII: La Pasión hace nueva a la vieja medicina. la Pasión corta la rama del cansancio. La Pasión es el elixir que renueva: ¿cómo puede haber cansancio cuando está presente la Pasión? Oh, no suspires con pesadez por la fatiga: ¡busca la Pasión, búscala, búscala!

Empoderamiento enserio

A propósito del empoderamiento (tema actualísimo): un acierto muy inteligente (como suelen ser) los de Rita Segato, es acerca de no reproducir, como mujeres, el patriarcado. Ella pregunta: «¿Cómo evitamos reemplazar el sistema patriarcal por uno igual pero al revés?» ¡Ah la mente proactiva pero no reactiva!… qué misterio del óptimo-resultado, de la evolución humana enserio, del arte-vincular … ¡y tantos lo vienen «contando» desde hace milenios! Lao Tzé y Chuang Tzu… por remontarme lejos. Del 1ero hace unos 3000 años: «Un buen luchador no es irascible. Un vencedor hábil no lucha con los enemigos». Pero claro, el tema es lo que «la cabeza» puede: la comprensión posible. Hay de tantas clases como seres en el planeta. Y así está bien.

Conocés este lenguaje?

Si querés cambiar las condiciones de un vínculo que elegís que esté o siga, sin necesidad de que el otro ni circunstancia alguna cambien, sabés cómo se hace? Cuando al vínculo lo quiero pero no lo necesito. Y si lo necesito tampoco hay problema. El problema aparece cuando el lenguaje, las maneras de los límites y las con-fusiones económicas evidencian necesidad. La necesidad “huele” a contrato, y como bien decía Lola Hoffmann “Los contratos son diabólicos”, porque las expectativas implícitas en la necesidad (inevitablemente) y tiempo-que-pasa mediante, producirán el lenguaje violento de la cara de culo, la queja y la demanda, que porsupu incluye el reactivo-brutal silencio. Y sabés cuál es el truco? Que aunque al vínculo lo necesite: que el lenguaje, las maneras de los límites y los territorios económicos (aunque especialmente el lenguaje) expresen no-necesidad. Conocés este lenguaje?

Frotar lo oscuro

Frotar lo oscuro: obtener el don contenido en el daño, concretar la oportunidad que viene con la dificultad, tornar la adversidad a favor. Creo que a esto llamaré «libertad enserio».

Diálogo sobre La Buena Muerte

-Ojala pueda tener una muerte consciente.

-Para eso hay que prepararse desde ahora (yo tenía 40).

-Prepararse? Cómo?

-Con una vida consciente.

-Qué es una vida consciente?

-Dejar morir lo que le toque morir: en cada día, en cada momento.

 

  • Dejar morir, soltar, dejar ir; y comprobar luego, qué Vida acontece después.

Intuición

La intuición es el tesoro de la psique. Es como un instrumento de adivinación o una bola de cristal, por medio de la cual podemos ver con una misteriosa visión interior. Es como si tuviéramos constantemente a nuestro lado a un sabio que nos dijera qué es lo que ocurre exactamente y si tenemos que girar a la derecha o a la izquierda. –Clarissa Pinkola Estés 

  • Pienso mucho en este “tesoro”: en que puede quedar escondido o enterrado, como si no existiera. Pienso en las veces en que no di validez a sus directivas porque parecía “nada”. Pienso en la Vida que fue apareciendo cuando, sin lógica y con miedo, esa vocesita empezó a ser importante para… ¿para?… uf… ¡para todo!… porque, como también lo leí en el libro de Pablo d’Ors : No hay mejor estratega que el ser.

Nuevas Tierras

Nuevas  Tierras: nueva casa interior.

Duele: la pérdida de la ilusión.

Algo sabio me dice: sólo presente. La interpretación me lleva por caminos sin salida, sin gloria, sin bondad, sin misericordia, hacia mí y los otros. Sólo ahora, lo que está pasando ahora, de verdad, en La Realidad.

Y descubro, arduamente, que todo es interpretación.

Y es bueno, porque puedo actuar en base a una interpretación sabia o estúpida.

Y la maravilla: me doy cuenta  de la diferencia, arduamente, por anticipado.

Sí, esa es la maravilla: puedo, en alguna proporción, darme cuenta antes de la acción.

Esto viene en el orden cósmico: primero oscuridad y luego luz; primero la cháchara mental siempre destilando queja o demanda; luego, arduamente, la elección de la luz: la acción iluminada, indescriptible, tan alejada de las fórmulas, y tan acoplada a las leyes  eternas.

 

Yo sé esto

La regeneración creativa es la esencia de la vida misma. Nuestro niño interior, al ir sanando, se convierte en un creador. – John Bradshaw

John me dice esto y yo sé esto: a medida que fui desde los 40 a los 50 y a los 60, y ahora que voy desde los 60 a los 70, la alegría-porque-sí, la seguridad-segura: portátil (sin un otro, otra, o cosa alguna que la brinde), la pasión creadora encendida (y a veces incendiaria jaja) y la gratitud a flor de alma y de labios, han ido creciendo y afianzándose; y todo lo ha ido “haciendo” mi niño interior que, al ir sanando, fue dando espacio y poder a mi adulto interior. A ese “nacido y creciendo” poder adulto llamo “inteligencia vincular” o “amor bueno”… pero por sobre todo, ¡qué lindo es vivir así!

Feliz Día del Niño!