Yo mujer

Desde que me registro “algo mujer” (a mis 12) cuando empezó mi “yo gorda”, jamás, sino hasta ahora a mis 67, me abarcó tan completamente mi “yo flaca”.

Fue pura misericordia de la vida que no me diera cuenta, con eternos 5 kilos extra desde hace 2 décadas (la menopausia, uf!) la manera cómo esos putos 5 kilos afectaban mi “yo mujer”; porque antes de esas 2 décadas, antes de saber cómo habérmelas amorosa y eficazmente con las compulsiones, durante mi universo-dietas desde los 12 hasta los 42, hubo momentos en que llegaron a ser 20. Así que 5 eran una bicoca, pero me afectaban, y de una manera que sólo descubrí cuando, hace poco más de 1 año, se fueron (y finalmente se fueron 8) y se fueron con el Trabajo más consciente que he hecho en mi vida, y con todos los “ingredientes” que la conciencia pone en juego para decirnos “aquí estoy”: aceptación, flexibilidad, creatividad, diversión, entusiasmo, placer, pasión… y porsupu Conocimiento, especialmente el antiquísimo Conocimiento acerca del manejo/transformación de las emociones llamadas “negativas”, ya que las engordantes compulsiones son “de este palo”.

Mañana, mi yo mujer, que ya no está gordo pero ES gordo (y me encanta) te hará un anuncio, simplemente porque es bueno, muy bueno, cumplir con la Ley Natural “Si quieres aprender más, enseña”.

  • Hoy te saluda mi yo mujer: la flaca que estoy y la gorda que soy, deseándote la inconmensurable y bellísima felicidad de la completitud, en este Día Internacional de la Mujer,

Elena