Mi tiempo, mi espacio… incluído mi cuerpo

“Si creo no tener poder de elección sobre mi tiempo y sobre la calidad de mi tiempo, no tendré poder de elección sobre mi espacio: incluido mi cuerpo y la calidad del vínculo con mi cuerpo, porque tiempo y espacio son uno.”

• Acomodé así algo que surgió así: Si no soy dueña de mi tiempo y de la calidad de mi tiempo, no soy dueña de mi espacio (incluido mi cuerpo) ni de la calidad del vínculo con mi cuerpo: porque tiempo y espacio son uno.

“Tiempo y espacio son uno”… bueno, esto me dijo Einstein.