EgiptoS

Algún día saldré de Egipto. Me lo dije hace décadas en relación a una esclavitud de entonces. Recuerdo que se lo conté a una amiga cristiana y me dio su versión: Me tengo que bajar de la cruz.

Hoy sé que no hay un Egipto sino unos cuantos EgiptoS de los que salir, no hay una cruz sino unas cuantas cruceS de las que bajarse… cada día, porque no están allá afuera sino aquí adentro: en nuestra mente.

Felices Pasajes/Pascuas/Pesaj,

Elena

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *